Julián Berrendero (I) Nuestro primer gran vueltómano

El GP Canal de Castilla, como ya sabéis, evoca el espíritu de los pioneros del deporte de la bicicleta, principalmente mediante un recorrido donde los tramos sin asfalto convencional (sirgas, carreteras blancas, adoquinados) son protagonistas.

En esta sección, importada de la magnífica revista gratuita de ciclismo “Desde la Cuneta” nos haremos eco de la carrera deportiva de grandes campeones que circulaban con sus viejas máquinas por terrenos similares a los que usamos en el GP Canal de Castilla.

Estrenamos la sección con la historia del madrileño Julián Berrendero, ciclista profesional en las décadas de los 30 y 40 del siglo pasado. Fallecido en Madrid en 1995 a los 83 años de edad, Julián Berrendero es recordado fundamentalmente por ser el primer español que ganó la Vuelta a España, dos ediciones consecutivas, pero su carrera dio para mucho más de sí, pudiendo afirmarse que ha sido el primer especialista en grandes vueltas surgido dentro de nuestras fronteras por sus destacadas actuaciones en la ronda nacional y en el Tour de Francia.

 UNA CARRERA DEPORTIVA MARCADA POR LAS GUERRAS

 Julián tiene su primer contacto con la bicicleta a los 18 años y ya en 1935 se revela como un magnífico corredor al finalizar la Vuelta al País Vasco en tercera posición, superando a estrellas consagradas como Fermín Trueba y Federico Ezquerra, en una edición dominada por un magnífico Gino Bartali, en una de sus primeras grandes victorias (ese mismo año ganaría su primer Giro de Italia).

En 1936 su carrera sigue progresando, es la revelación de la Vuelta y primer español firmando la cuarta posición y realiza un impresionante debut en el Tour, durante cuya disputa estalla la Guerra Civil Española. Berrendero, líder de la montaña realiza unas declaraciones en defensa del Gobierno Republicano que marcarán su vida deportiva, obligándole a permanecer en el exilio durante los años de guerra y condenándole a un inferno personal en forma de 18 meses en campos de concentración franquistas tras su regreso a España en 1939, empujado por la añoranza.

Guerra Civil Española

La Guerra Civil estuvo a punto de truncar la carrera del joven Julián Berrendero. La II Guerra Mundila limitó su palmarés a tan sólo dos victorias en la Vuelta a España, carrera que dominó durante casi un década.

Sólo lo ayuda de un antiguo ciclista, José Llona, en ese momento capitán del ejército, le permite regresar a los entrenamientos. La contienda española y su posguerra impiden la celebración de la Vuelta entre 1937 y 1940 y posteriormente los años 43 y 44. Julián a su vez no podría disputar el Tour entre 1939 y 1948, primero por la Guerra Mundial y posteriormente como consecuencia de la censura a los corredores españoles en las carreteras de fuera de nuestro país.

Con ello Berrendero pierde la oportunidad de marcar una época en la ronda nacional, sin duda estaríamos hablando del recórdman de la carrera, y seguir sumando triunfos en el Tour, carrera que sólo disputó en condiciones precarias en el inicio de su carrera.

UN HOMBRE – VUELTA

 Tras su aparición en la última de las Vueltas de Deloor, Berrendero será el principal protagonista de la carrera hispana en la década de los 40, venciendo en la carrera dos veces y consiguiendo dos segundos puestos merced a su gran versatilidad, ya que además de ser el mejor escalador junto a Trueba del panorama nacional, era un gran contrarrelojista y un excelente rodador capaz de ganar al sprint a especialistas como el gallego Delio Rodríguez.

Su victoria en 1941 frente a Fermín Trueba se forjó precisamente en la CRI Gijón – Oviedo, donde le arrebata el liderato y le distancia lo suficiente para mostrar claro su liderazgo dentro del C.D. Español, escuadra gran dominadora de esta edición al contar con Delio también en sus filas (ganó 12 etapas). La carrera queda bloqueada desde ese momento, ganado el Fermín la montaña y Julián la carrera sin que se produzca una lucha real entre ambos por el liderato en las últimas etapas.

Julián Berrendero y Fermín Trueba

Julián Berrendero y Fermín Trueba circulan por una "carretera blanca" similar a las empleadas en el GP Canal de Castilla durante la Vuelta de 1941, que finalmente ganaría el madrileño.

1942 contempla la victoria aplastante de Berrendero, líder de principio a fin tras su arrolladora actuación en la primera etapa camino de Albacete, en un recorrido totalmente llano, sentenciando la clasificación general en las montañosas etapas con final en Reinosa y en Santander, donde en Asón, Alisas y El Escudo consolida también la general de la montaña.

El mencionado parón 1943 – 44 parece no haberse producido merced a como se desarrolla la primera etapa de la Vuelta de 1945, donde desata las hostilidades en el Alto del León, que corona, y vence en la meta de Salamanca. Todos vaticinan otra victoria aplastante, pero en la siguiente etapa una escapada bidón de su compañero Delio Rodríguez obtiene nada más y nada menos que 35 minutos de distancia sobre el pelotón, en una jornada calificada como bochornosa por los periódicos de la época. El recorrido no era suficientemente selectivo para que un esprínter que se defendía bien en la montaña como Delio se hundiese por sí solo, con lo que Julián, por órdenes de equipo, se limita a luchar por la montaña y el segundo puesto, que arrebata a Jimeno con una magnífica ascensión a Pajares camino de León.

Postal de Julián Berrendero

Clásica postal de campeón ciclista de los albores de nuestro deporte, en esta ocasión dedicada al gran Berrendero.

En 1946 surge una nueva estrella en el panorama, Dalmacio Langaricaque gana  la Vuelta con claridad sobre Berrendero con el que se alía para tirar abajo la ventaja de otra fuga bidón, esta vez protagonizada por Manuel Costa. Julián firma camino de Madrid, en la última etapa, una bella página en la historia de la Vuelta, se escapa nada más abandonar Segovia, corona Navacerrada en solitario y llegando a la capital aclamado por su público con 8 minutos de ventaja sobre un grupo en el que un hundido Jan Lambrichs (Holanda) ha perdido su segundo puesto a manos de nuestro protagonista.

Berrendero ganará todavía una etapa más en la Vuelta, pero ya no pisaría más el pódium (sexto en 1947), finalizando su periplo por la misma con su retirada a consecuencia de la muerte de su padre en plena carrera en 1948, dando carpetazo a la “década Berrendero”.

El artículo completo, así como el número 1 de la Revista Desde La Cuneta donde está incluido lo puedes descargar gratuitamente en:

Nº 1 Desde la Cuneta (mayo 2011)

Embarca en 250 años de sueño ilustrado

Anuncios

Acerca de gpcanaldecastilla

El GP Canal de Castilla es un proyecto de clásica de ciclismo innovador, que combina tramos asfaltados con tramos no asfaltados en Castilla y Leon. Sirva a su vez para promover el uso de la bici en el Canal de Castilla, el único recorrido cicloturista peninsular en el que podrás circular tranquilamente por más de 200 km llanos y sin vehículos a motor, con el aliciente de hacerlo en un marco natural incomparable y visitando esclusas, puentes, acueductos, harineras del siglo XVIII. Embarca en 250 años de Sueño Ilustrado
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s